Testimonios


Testimonios

“Estos Ejercicios fueron muy profundos para mí, no los podría separar del silencio. No creo haber tenido una experiencia tal sin silencio. El silencio me ayudó a entrar en mí mismo y sondearme con los ojos de Dios”.

“El apoyo de mi acompañante espiritual fue fundamental durante los Ejercicios. El hecho de hablar con un religioso(a) y contarle lo que va sucediendo en las oraciones, ayuda. La forma como abordó lo que me sucedía y como entregaba consejo, fue muy adecuada. Creo que es fundamental también que los que vamos a hacer retiro, nos podamos abrir y contar francamente lo que nos pasa”.

“En el silencio se encuentra a ese Dios que habla en lo secreto, se puede contemplar a los demás y el entorno natural de la casa, siempre estaré agradecida del silencio”.

“Durante los Ejercicios leí Letra Pequeña y una biografía de Tomás Moro. Sobretodo el primero me dio muchas cosas en que pensar cotidianamente mi fe, y como puedo contribuir desde la reflexión del día a día”.

“El silencio me costó, pero creo que es muy necesario vivirlo para realmente conectarse con Dios y uno mismo, ya que constantemente en el mundo tenemos estímulos de todos lados. Es bueno poder desligarse de eso, callar todas esas voces, para poder escuchar a Dios en el silencio”.

“Creo que mi acompañante fue una gran ayuda para poder iniciar los Ejercicios y las pautas y charlas realizadas me sirvieron para poder continuar en el camino de descubrimiento y profundización de la experiencia. Valoro mucho el hecho de que sea una instancia tan personalizada, porque cada encuentro con el Señor es algo único”.

“El silencio resultó ser un arma potente, o más bien, un excelente medio de comunicación para con Dios. Me ayudó en facilitar el proceso de clarividencia sobre mi persona y sobre el mensaje. Con música o similares, sin dudas que esto no habría sucedido o habría resultado más lento. Me encontré siempre pidiendo la gracia de este don, y agradecido me siento por haberme acompañado y, además, gustado y encariñado”.

“Sobre los libros de lectura espiritual, leí uno que se llama ‘El camino de la confianza y el amor’ sobre Santa Teresita de Liseux. Antes del retiro leí también ‘La oración como encuentro’. Me ayudaron los dos, el primero para confiar en Dios y no tanto en mis medios. El segundo para entender más en qué consiste la oración y para saber cómo hacerla mejor”.

“El silencio es fundamental para poder vivir los Ejercicios de la mejor manera posible. Si bien al principio puede costar, al final es un regalo de Dios que se agradece mucho”.

Compartir